Cómo Medir Versos (I)

Medir un verso consiste en contar el número de sílabas métricas que lo integran. Las sílabas métricas no coinciden exactamente con las sílabas normales porque, al medir versos, hay que tener en cuenta las siguientes reglas: Para medir un verso hay que tener en cuenta la sinalefa y la acentuación de la palabra final del verso.

De acuerdo a los estudios lingüísticos tradicionales,  la métrica se dedica a medir los versos que integran un poema, estableciendo características de ellos. Es importante destacar que es una disciplina que implica dedicación, atención y concentración.

Además de una serie de conocimientos básicos que son los que te van a permitir medir el ritmo del verso como tal. Este es el objetivo principal de la métrica. Es importante que leas muy bien el poema. Teniendo clara la división exacta de cada verso. Los límites entre ellos te permitirán establecer las características básicas. La medida consiste en la división silábica de cada verso.

Es importante que recuerdes que la métrica en los versos es parte del proceso creativo de un escritor. No obstante en la actualidad con el auge del verso libre, la métrica  ha pasado a segundo plano. Sin embargo siempre es importante conocer estas leyes para saber cómo funcionan los versos.

En el presente artículo desarrollaremos cuáles son los pasos para medir los versos de acuerdo a las reglas generales.

Pasos a seguir para medir un verso

reglas para medir versos

A. Para comenzar es necesario conocer las reglas básicas de separación silábica entre palabras: cómo se forman los diptongos e hiatos. Estas reglas son fundamentales para poder dividir las sílabas que componen un verso.

B. Siguiendo con las reglas generales, para aprender cómo medir un verso, es necesario conocer las reglas de acentuación generales, ya que según el acento, la división silábica puede variar notablemente. El acento es el que crea el ritmo del verso y se considera que la última palabra del mismo ha de ser llana. En el caso que no lo sea, se ha de aplicar la ley de compensación.

C. Según la ley de compensación, a los versos que terminan en una palabra aguda hay que sumarles una sílaba más a la tenga el verso de forma natural, de esta forma se llegará al ritmo natural con base en una palabra llana.

D. A los versos que terminan de forman natural en una palabra esdrújula habrá que restarles una sílaba para conseguir el ritmo natural.

E. Y por último, a los versos terminados en una palabra sobresdrújula, para conseguir el ritmo base, se les debe de restar dos sílabas.

F. Se consideran versos de Arte Menor aquellos que cuentan con un máximo de 8 sílabas. Según el número de estas se llamarán: bisílabos, trisílabos, tetrasílabos, pentasílabos, hexasílabos, heptasílabos y octosílabos.

Arte menor

2 sílabas Bisílabos

3 sílabas Trisílabos

4 sílabas Tetrasílabos

5 sílabas Pentasílabos

6 sílabas Hexasílabos

7 sílabas Heptasílabos

8 sílabas Octosílabos

G. Los versos de Arte Mayor son aquellos formados por más de 9 sílabas. Según el número de estas se llamarán: eneasílabos, decasílabos, endecasílabos, dodecasílabos, tridecasílabos y alejandrinos.

Arte mayor

9 sílabas Eneasílabos

10 sílabas Decasílabos

11 sílabas Endecasílabos

12 sílabas Dodecasílabos

13 sílabas Tridecasílabos

14 sílabas Alejandrinos

REGLAS PARA MEDIR VERSOS:

El acento en la última palabra del verso:

Regla 1: Última palabra aguda: cuando el verso acaba en palabra aguda, o en un monosílabo, se cuenta una sílaba más.

El – rí – o – Gua –dal – qui – vir (7 + 1 = 8 sílabas) …

¿Adónde el camino irá? (7 + 1 = 8)

Yo voy cantando, viajero (8)

A lo largo del sendero … (8)

– La tarde cayendo está. (7 + 1 = 8 )

Regla 2: Si es llana no varía el número de sílabas

A – lo – lar – go – del – sen – de – ro … (8)

Regla 3: Última palabra esdrújula: cuando el verso acaba en palabra esdrújula, se cuenta una sílaba menos.

Qué – ver – des – es – tán – tus – ár –bo – les (9 – 1 = 8)

Asomaba a sus ojos una lágrima (12 – 1 = 11 )

y a mi labio una frase de perdón (10 + 1 = 11)

¡Oh, terremoto mental! (7 + 1 = 8)

Yo sentí un día en mi cráneo (9 – 1 = 8)

como el caer subitáneo (9 -1 = 8)

de una Babel de cristal (7 + 1 = 8)

Ruben Darío

Regla N° 4

Sinalefa : cuando en el interior del verso una palabra termina en vocal y la siguiente empieza por vocal, se funden las sílabas a que pertenecen ambas vocales y se cuentan como una sola.

Es-ta-ba e-cha-do-yo en-la-tie-rra en-fren-te (11 sílabas)

Ce-rra-do es-tá el- me-són –a- pie-dra y lo-do …10

A veces, la sinalefa no se realiza:

– Cuando la segunda vocal es tónica. Tie-ne- la- ma-ri-po-sa-cua-tro / a-las (11 sílabas)

Salvador Rueda

– Cuando hay pausa entre las dos palabras. Yo – soy un – sue-ño, / un-im-po-si-ble (9 sílabas)

Va-no – fan-tas-ma – de- nie-bla y- luz … (9 sílabas)

En – los- cli-mas- de- bru-ma / en- las – tie-rras – so-la-res (14 sílabas)

Ramón Basterra

Clases de versos según su medida

Existen dos clases de versos según su medida. Se consideran entonces:

Versos de arte menor: tiene 8 o menos de 8 sílabas métricas.

El verso más frecuente es el octosílabo (8 sílabas) ;

Versos de arte mayor: tienen más de 8 sílabas.

El verso más frecuente es el endecasílabo (11 sílabas)

Deja un Comentario