Cómo vestirse para un discurso

Cómo vestirse para un discurso

Cómo vestirse para un discurso
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

trajeformal

Una imagen agradable, abierta (aunque uno sea un tímido empedernido), atractiva, etc., es valorada favorablemente por el público y ayuda a ganarse su estima.
Una imagen descuidada, hosca, antipática, pone al público en contra (aunque comparta las ideas expuestas).
El orador debe vestir de forma apropiada para la ocasión:
Si se trata de un acto formal, vestirá con traje.
Si se trata de acto informal, podrá vestir de manera cómoda, deportiva, etc.
Hay que tratar de no desentonar con el público asistente.
Tan llamativo resulta vestir de manera desenfadada en un acto formal, como ir de chaqueta y corbata cuando el público viste de forma casual.
El orador tiene que informarse de cómo debe ir vestido. En caso de duda es preferible adoptar la opción más conservadora.
Una vez definido el estilo (formal o casual), el orador tratará de vestir algo mejor que la media del público asistente (no en balde es el protagonista).
Tiene que sentirse cómodo, a gusto con su apariencia. Esto acrecienta su autoconfianza y le permite luchar contra la inseguridad.
No obstante, debe evitar todo exceso (no se trata de ir hecho un figurín). La imagen debe realzar su figura, pero sin llegar a eclipsarla (el público tiene que prestar atención al discurso y no distraerse con un atuendo espectacular).
La imagen también debe estar en consonancia con el mensaje que se quiere transmitir:
Si se trata de una reunión festiva, por ejemplo, para celebrar los estupendos resultados del ejercicio, el orador puede vestir con cierto exceso (aunque dentro de un orden).
Si por el contrario, el director de la compañía va a comunicar un recorte de plantilla debería vestir de manera más sobria.
Detalles que uno cuida en su vida ordinaria, deben recibir una especial atención cuando se va a hablar en público:
Bien peinado, bien afeitado, dentadura reluciente, zapatos limpios, los botones abrochados, corbata bien colocada, etc..
Antes de subir al estrado es conveniente realizar una última revisión, por si acaso (¿cremallera del pantalón bajada?).
Hay que evitar cualquier detalle que pueda afectar negativamente a la imagen.
Por ejemplo, si el orador es de baja estatura debe cuidar que el atril que utilice sea el apropiado (que no quede oculto detrás).
Si intervienen dos personas al mismo tiempo con diferencias de estatura considerables, es conveniente que se sitúen algo separado para evitar resaltar el contraste.
El orador puede apoyar el discurso utilizando distintos medios visuales: pizarra, transparencia, pantalla del ordenador, etc. Sirven para captar la atención del público (rompen la monotonía).
Facilitan la comprensión.
Enriquecen la presentación.
Ayudan a transmitir una imagen de profesionalidad.
Dan seguridad al orador (cuenta con material de apoyo).
El orador tiene que saber cuándo y cómo emplear estos medios visuales.
Pueden servir de apoyo al discurso (ayudan a captar la atención del público) o pueden suponer un obstáculo (distraen).

Temas que se relacionan:

Busquedas Relacionadas:

  • como vestirse para un discurso
  • como vestirse para dar un discurso
  • cómo vestir para un discurso
,

Publicado: febrero 1, 2012

No comments yet.

Deja un comentario